Síndrome de la Cintilla Iliotibial o Rodilla del Corredor.

¿Qué es el síndrome de la cintilla iliotibial?.

El síndrome de la cintilla Iliotibial o rodilla del corredor es muy frecuente (como el nombre indica), en los corredores de media y larga distancia, pero no es exclusivo de ellos. También aparece en ciclistas, remeros y otros deportistas.

Es una inflamación que se produce en la cara lateral de la rodilla, en concreto esta infamación se produce en la la cintilla Iliotibial a su paso por encima del epicóndilo lateral del fémur.

Debido a que la cintilla salta la articulación de la rodilla y pasa por encima de una región ósea prominente del fémur, denominado epicóndilo lateral, cuando la rodilla hace flexión y extensión de manera repetida como ocurre en el deporte de la carrera continua puede sufrir roce contra este pico e inflamarse, produciéndose el famoso síndrome de la rodilla de corredor.

¿Qué es la cintilla iliotibial?.

La cintilla iliotibial es un musculo que se encuentra en la pelvis y se convierte en una estructura tendinosa que se extiende desde la cadera hasta la tibial.

Es una estructura que estabiliza la pelvis, cadera y rodilla.

anatomía-de-la-cintilla-iliotibial-y-zona-de-dolor

¿Qué causa la rodilla del corredor?.

Existen diversos factores que pueden predisponer a la rodilla del corredor por el roce de la cintilla contra el epicóndilo lateral del fémur:

1 – Factores intrínsecos anatómicos/estructurales: como pudiera ser una pierna más corta que la otra, alteración del eje de las rodillas (genu varo), artrosis de cadera incipiente con restricción de movilidad, etc.

2 – Factores intrínsecos funcionales:

  • Debilidad del glúteo medio y psoas, produciendo una caída y rotación interna de la cadera.
  • Debilidad del cuádriceps principalmente por el vasto interno.
  • El  disbalance muscular entre el bíceps femoral y semitendinoso- semimembranoso.
  • Debilidad de los músculos del tobillo, principalmente el tendón tibial posterior y anterior.
  • Acortamiento del tensor de la fascia lata y su cintilla iliotibial.
  • Hiperpronación del retropié.
  • Debilidad del tendón peroneo lateral largo asociado a un primer metatarsiano hipomóvil, lo que provoca que en la fase de despegue durante la carrera pueda favorecer la inflamación del tendón del tendón de la fascia lata.

3 – Además, debemos añadir los factores extrínsecos como son la técnica de carrera, el tipo de calzado y/o terreno, la que pude influir en la aparición de esta lesión.

Todos los factores anteriormente mencionados van a provocar un aumento de rotación interna de cadera y rodilla y una hiperpronacion del pie; lo que provocará un exceso de trabajo, tensión y fricción del tendón contra el epicóndilo lateral favoreciendo su inflamación y deterioro.

Es importante tener en cuenta que nunca existe una alteración aislada; sino que suelen convivir varias de estas alteraciones.

flexión y extensión de la rodilla
inflamación en la rodilla por el síndrome del corredor

Síntomas del síndrome de la cintilla iliotibial.

El dolor en la zona externa de la rodilla es el síntoma principal de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor. Normalmente se caracteriza por ser mecánico. Es decir, que solo aparece el dolor al correr, subir o bajar escaleras. Esto se produce porque la cintilla iliotibial roza repetidamente y se inflama.

El paciente tiene dolor también cuando se presiona sobre el epicóndilo lateral e incluso en otras zonas laterales del muslo, a lo que denominamos puntos gatillo.

Diagnósticar la lesión de la cintilla iliotibial.

Principalmente, el diagnóstico del síndrome de la cintilla iliotibial o rodilla del corredor se basa en la exploración clínica. Para ello se realizarán unos test específicos y es fundamental tener en cuenta que existen otras posibles patologías que pueden dar un dolor similar, tales como: la condromalacia rotuliana, la tendinitis del poplíteo o del bíceps femoral, degeneración del menisco externo, etc.

Por lo tanto, en ocasiones, realizar pruebas como la ecografía o resonancia pueden estar indicadas si sospechamos de la existencia de otra patología con síntomas similares al síndrome del corredor.

Tratamiento de la rodilla del corredor.

El tratamiento del síndrome de la cintilla iliotibial comenzará por terapias convencionales:

  1. Técnicas de fisioterapia: la EPI guiada por ecografía, punción seca, radiofrecuencia, ondas de choque.
  2. Estiramientos de la musculatura acortada y fortalecimiento de la musculatura débil.
  3. Valoración de la técnica de la carrera del paciente, zapatillas y tipo de entrenamiento.
  4. Estudio de la pisada en el caso de los corredores (imprescindible para detectar cualquier alteración biomecánica que este provocando un aumento de tensión de la cintilla sobre el hueso).
  5. Uso de ortesis plantares para compensar y modificar las alteraciones biomecánicas.
  6. Inflitración de terapias biológicas regenerativas.

Cuando la fase de tratamiento convencional fracase estar indicado iniciar una segunda fase de tratamiento en la cual se utilizarán técnicas de infiltración, ya sea con plasma rico en plaquetas, suero autólogo condicionado e incluso colágeno, para desinflamar y regenerar el tendón.

Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI®) guiada por ecografía e Infiltración de PRP guiado por ecografía para la rodilla del corredor
Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI®) guiada por ecografía e Infiltración de PRP guiado por ecografía para tratar el síndrome de la cintilla iliotibial

Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI®) guiada por ecografía e Infiltración de PRP guiado por ecografía.

Compartir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies