Hiperhidrosis Plantar o Sudoración Excesiva de los Pies.

¿Qué es la Hiperhidrosis Plantar?.

La hiperhidrosis plantar es un exceso de sudoración en la planta de los pies y se estima que afecta a un 5% de la población.

Puede tener un impacto importante en la calidad de vida y bien estar emocional de los pacientes, llevándole, por ejemplo, a evitar un acto como quitarse los zapatos en público o dar la mano en el caso de la hiperhidrosis palmar.

Es el resultado de una sobreactividad de las glándulas sudoríparas ecrinas, principalmente de palmas, plantas, axilas o cara.
Las glándulas ecrinas son el anejo cutáneo más pequeño pero el más extendido por la piel. En su distribución destaca una alta concentración glandular en las áreas palmoplantares.
Su función  en la secreción sudoral, muy importante en la regulación de la temperatura corporal.

La hiperhidrosis plantar se divide en dos categorías primarias y secundarias, dependiendo de la causa.
La más frecuente es la primaria o idiopática, causada por una intensa emoción o estrés y afecta principalmente a pacientes durante las horas de vigilia, una historia familiar aparece en el 60-80 % de los individuos afectados.
En el 60% de los casos afecta a palmas y plantas, y en el 30-40% a axilas.

A parte del impacto emocional y social, la sudoración excesiva puede conducir a la producción de olores y en casos severos puede resultar en maceración de la piel y, finalmente, en la infección secundaria, como tinea pedis, verrugas virales, y dermatitis.

Asimismo, predispone a sufrir una bromhidrosis (mal olor), desagradable para el enfermo y su entorno.

Tratamiento del sudor excesivo en los pies.

Existen una multitud de tratamientos de la hiperhidrosis plantar. Desde los tópicos como la iontoforesis o la toxina botulínica a medicamentos orales (anticolinérgicos, bloqueadores a-adrenérgicos).
Además, existe un tratamiento quirúrgico para el sudor de pies, que es la simpatectomía lumbar, que es sólo efectiva si la sudoración no es muy significativa. 

La toxina botulínica tipo A se usa para el tratamiento de la hiperhidrosis de los pies primaria con una excelente eficacia y seguridad. Tiene buena tolerabilidad y facilidad aplicación,  mejorando la calidad de vida del paciente.

    Toxina Botulínica para eliminar el sudor de los pies.

    La aplicación de la toxina botulínica para la hiperhidrosis en los pies es realmente sencilla:

    Se realizan múltiples pinchazos de muy poca profundidad para cubrir toda la planta del pie. Debido a que la planta del pie es muy sensible y este procedimiento es doloroso, se realiza un bloque anestésico para dormir la planta del pie, de esta manera se convierte en una técnica indolora.

    El inicio del efecto comienza a las 24-48 h del tratamiento.

    La máxima respuesta se alcanza a los 7 días y la duración media del efecto es de 4-6 meses.

    La mejoría obtenida oscila entre el 40-60%.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies