Tendinitis | Paratendinosis Aquilea

La tendinitis aquilea es una inflamación del tendón de Aquiles, en ocasiones se asocia a una paratendinosis, es decir una inflación de en la vaina que recubre el tendón, a la que se denomina paratendón.

El tendón de Aquiles se inserta en el hueso calcáneo, este se sitúa en la parte posterior de la pierna, es el encargado de transmitir la fuerza que ejerce el musculo soleo y gemelos al pie, realizando una flexión plantar del pie, es decir ponerse de puntillas, por lo tanto la función de este tendón es impulsar al cuerpo y hacer que seamos capaces de correr, saltar, subir escaleras, etc.

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

ETIOPATOGENIA TENDINITIS | PARATENDINOSIS AQUILEA

La tendinitis aquilea es una lesión deportiva muy frecuente provocada por una sobrecarga continua del tendón. Actualmente se utiliza el termino tendinosis en vez de tendinitis, ya que cuando acude el paciente a la consulta y se realiza una ecografía se aprecia que el colágeno del tendón esta degenerado y tambien se pude observar una inflamación del paratendón, por lo tanto en un porcentaje alto, el paciente suele tener una tendinosis (degeneración del tendón) asociado a una paratendinosis (inflamación del paratendón).Por este motivo los tratamientos ha sido modificados, buscando una regeneración y no una desinflamación.

El origen de la tendinosis aquilea es multifactorial, pudiendo ser:

-Sobrepeso

-Zapato plano o zapatilla deportiva inadecuada, una zapatilla con exceso de amortiguación puede provocar inestabilidad en el apoyo inicial en la carrera y provocar una tendinosis.

-Caminar o correr largas distancias descalzo por terreno blando, por ejemplo la playa.

-Sobre entrenamiento o entrenamiento inadecuado.

-La ingesta de medicamentos como las quinolonas(antibiótico) o estatinas(medicamento para el colesterol)

-Dismetría (una pierna más corta que la otra)

-Disbalances musculares.

-La retracción de los gemelos o incluso los isquiotibiales.

-Enfermedades reumáticas, suelen afectar a ambos tendones de Aquiles, habrá que solicitar las pruebas correspondientes para descartar este tipo de enfermedades autoinmunes.

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia
Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

A la izquierda, imagen de tendinosis asociada a paratendinosis, se puede observar un bulto en el vientre del tendón.

CLÍNICA DE LA TENDINITIS | PARATENDINOSIS AQUILEA

La mayoría de las tendinopatias del tendón de Aquiles empiezan lentamente, con muy poco dolor, que poco a poco van empeorando. El paciente suele esperar a ver si el tendón se recupera solo y retrasa la consulta con el especialista.

El dolor matutino es muy característico, es decir tras periodos prolongados de inactividad siendo los primeros pasos dolorosos, pero tras unos cuando pasos cede el dolor. El dolor aparecerá cuando el paciente camine descalzo o con zapatos sin tacón.

Los corredores de largas distancias refieren dolor al iniciar la carrera, luego desaparece casi en su totalidad y cuando llevan unos cuantos kilómetros empieza de nuevo un dolor importante, aumentando tras la carrera cuando el tendón se ha enfriado.

DIAGNÓSTICO DE LA TENDINITIS | PARATENDINOSIS AQUILEA

La ecografía es una prueba muy específica y con una alta resolución para el diagnóstico tanto de la tendinosis como de la paratendinosis, y se puede comprar con el lado sano, e incluso hacer un seguimiento evolutivo.

Una de las principales ventajas de la ecografía es que se puede diferenciar entre una tendinosis hipervascular (con exceso de vasos sanguíneos) y una tendinosis hipovascular (sin vasos sanguíneos).

Este diagnóstico será muy importante para establecer el tratamiento, ya que va a ser muy diferente.

Otra ventaja de la ecografía es que nos permite realizar infiltraciones viendo exactamente que se deposita la sustancia en la zona dañada del tendón.

La resonancia magnética nuclear (RMN) es importante en casos de inexperiencia con la ecografía.

Habrá que hacer un diagnóstico diferencial de otras patologías que se asemejan a la tendinosis aquilea, como son:

  •             Bursitis pre y retroaquilea
  •             Paratendinitis (edema en el paratendón)
  •             Rotura muscular del soleo o gemelos en la unión con el tendón de Aquiles
  •             Enfermedad de Haglund
  •             Rotura parcial del tendón Aquiles
  •             Enfermedad reumatoidea
  •             Calcificaciones de hidroxipatita
  •             Secuelas de fracturas de la cola del astrágalo u os-trigonum aberrante
Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

Inyección de tendón de Aquiles guiado por ecografía

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

RMN: Tendinosis Aquilea

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia
Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

TRATAMIENTO AVANZADO DE LA TENDINITIS | PARATENDINOSIS AQUILEA

Como anteriormente se explicó, el tratamiento va dirigido a la regeneración del tendón y para encontrar este objetivo disponemos de una gran variedad de tratamientos. En un primer momento las técnicas utilizadas son de fisioterapia avanzada y van enfocadas a la regeneración, siendo la Electrolisis Percutánea Intratisular (EPI) asociado a ejercicios excéntricos el tratamiento de elección.

Las ondas de choque también son un tratamiento que consiste en reagudizar el tendón, es decir provocar una inflamación para que el propio tendón se cure, las ondas de choque son de gran utilidad en calcificaciones tendinosas.

Otro tratamiento en casos más recalcitrantes de tendinosis, es la inyección de plasma rico en factores de crecimiento, y en una fase más avanzada la inyección de Orthokine, ambas sustancias van a regenerar el tendón, obteniendo una curación más satisfactoria.

Para el tratamiento de tendinosis hipervasculares se deberá destruir o esclerosar el exceso de angiogénesis vascular, que es causante de un dolor muy vivo, se utilizara la técnica de proloterapia, que consiste en inyectar dextrosa.

El uso de ortesis plantares o plantillas a medida es un elemento importante que hay que considerar ya que la corrección de la alteración biomecánica, como es un retropié valgo o inestable, va a provocar que el tendón trabaje con mucha tensión, produciéndose un estrés en el mismo.

Otro tratamiento que se suele asociar cuando la causa es una retracción del gemelo son los estiramientos musculares y el uso de una férula nocturna, con el objetivo de quitar tensión al tendón de Aquiles.

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

EPI en tendón de Aquiles con control ecográfico

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

Lesión del tendón de Aquiles por inadecuada biomecánica en el apoyo del pie.

Tendinitis Aquilea. Dr. Álvaro Iborra Podologia

Férula nocturna

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA TENDINITIS | PARATENDINOSIS AQUILEA

En casos de más de 1 año de evolución y que los tratamientos convencionales hayan fracasado, se realizara cirugía. En nuestro caso este procedimiento la llevamos a cabo con una incisión de 1-2 milímetros y por control ecográfico, a esta cirugía se la llama cirugía ecoguiada y ha sido avalada por la academia americana de cirujanos ortopédicos en el 2015.

La cirugía ecoguiada del tendón de Aquiles respecto a la cirugía convencional es muy poco agresiva, no requiere de hospitalización, no se dan puntos y el paciente se va caminando con la ayuda de muletas, las complicaciones se la cirugía ecoguiada son muy bajas respecto al procedimiento convencional, pudiendo incorporarse al deporte de una forma rápida.

PRIMERA UNIDAD DE CIRUGÍA ECOGUIADA ULTRAMÍNIMAMENTE INVASIVA DEL MUNDO

El empuje imparable de la Cirugía Ecoguiada Ecoguiada Ultramínimamente Invasiva ha propiciado que instituciones de gran solera y prestigio como Hermanas Hospitalarias haya hecho una apuesta decisiva por esta nueva forma de intervención. Es por ello, por lo que el equipo de Avanfi ha creado y dirige la Unidad de Cirugía Ultramínimamente Invasiva del Hospital Beata María Ana en Madrid así como la Unidad de Prótesis de Cadera y Rodilla.

VENTAJAS DE LA CIRUGÍA ECOGUIADA ULTRAMÍNIMAMENTE INVASIVA

La mayoría de los procedimientos se realizan con anestesia local o troncular, también guiada por la ecografía, con mínimas incisiones de 1- 2 mm, evitando así hacer isquemia, reduciendo el dolor y el sangrado y acelerando la recuperación de los pacientes.

 

El síndrome del túnel del carpo, los dedos en resorte, la epicondilitis, el síndrome del corredor, el neuroma de Morton, la fascitis plantar, las tenotomías en diferentes niveles, las tendinopatías crónicas del tendón de Aquiles o del tendón rotuliano, el síndrome del canal tarsiano, algunos síndromes compartimentales o la sección del ligamento acromio-clavicular son, entre otras, operaciones las que se han beneficiado de la nueva técnica, en las que ya no se requiere de cirugía abierta y correr riesgos innecesarios.

 

Otras indicaciones que están en desarrollo son las suturas del tendón tibial posterior, la cirugía percutánea del pie, para eliminar el fluoroscopio en ciertos casos, el síndrome de De-Quervain, de Guyon, la tenotomía del psoas iliaco, la rizartrosis, la liberación del alerón rotuliano, la enfermedad de Dupuytren…entre otras.

 

Aunque actualmente la técnica está en manos de sólo unos pocos grupos, creemos y defendemos que, en la medida en que nosotros u otros colegas vayamos difundiéndola, otros cirujanos ampliarán las indicaciones, recursos y aplicaciones de esta nueva forma revolucionaria de operar. En pocos años, nadie entenderá el abordaje de ciertas lesiones sin recurrir a la cirugía ecoguiada ultramínimante invasiva, una realidad ya en Avanfi.

En Avanfi no creemos que un avance científico sea real y trascendente si no puede ser transmitido a toda la comunidad médica, o si no puede ser enseñado a los compañeros de profesión, en publicaciones, conferencias y cursos, para su aplicación y beneficio de los pacientes y de otros médicos