Fractura del Escafoides Tarsiano.

¿Qué es el Escafoides Tarsiano o Navicular?.

El escafoides tarsiano o naviculares un hueso que forma parte de los 26 hueso del pie.

Se sitúa en la parte media del pie, entre el astrágalo y los huesos denominados cuñas. Su nombre se debe a su morfología arqueada en forma de barco.

El escafoides es un hueso que se sitúa en el pie. Este hueso, cuando esta en fase de desarrollo y crecimiento tiene un núcleo de osificación que se fusiona con el resto del escafoides sobre los 4 años. En algunos niños ese proceso de fusión no se da, o se da de manera incompleta, produciendo un escafoides accesorio del escafoides.

¿Por qué se Fractura el Escafoides?.

Debido a su disposición, el hueso escafoides soporta mucha carga, especialmente cuando apoya o despega el pie del suelo, por tanto, se puede afirmar que el escafoides es un hueso de gran importancia en la biomecánica del pie, y junto con el cuboides es el encargado de distribuir las cargas desde el retropié hasta el antepié, dando de esta manera rigidez y estabilidad al pie en el momento de la propulsión.

La vascularización del escafoides proviene por su parte lateral y medial, siendo pobre en su zona más central, por este motivo, las fracturas por estrés se suelen dar en la zona central del hueso.

La radiografía simple en 3 proyecciones, siendo la dorsoplantar, lateral y oblicua, se pueden diagnosticar un gran porcentaje de las coaliciones calcáneo-naviculares y talo-calcáneas.
La radiografía simple en 3 proyecciones, siendo la dorsoplantar, lateral y oblicua, se pueden diagnosticar un gran porcentaje de las coaliciones calcáneo-naviculares y talo-calcáneas.

Síntomas de Fractura del Escafoides Tarsiano.

El síntoma más evidente de una fractura del escafoides es el dolor agudo en la zona dorsal del pie (empeine), este dolor suele ser muy limitante en cada paso, y cuando el paciente no camina los síntomas mejoran considerablemente.

Diagnóstico de una Fractura del Escafoides Tarsiano.

Es muy importante un buen diagnóstico para minimizar las complicaciones de la fractura, es frecuente que se confunda con una tendinitis.

La radiografía simple suele ser insuficiente para el diagnóstico de la fractura del escafoides, ya que la fractura por estrés pude pasar desapercibida y ser necesaria la resonancia magnética o el TAC.

tratamiento quirúrgico por coalición tarsal
Lesiones del pie, fractura del escafoides

A la izquierda, vascularización del pie.

Arriba, imagen resonancia magnética de fractura de escafoides.

Tratamiento de una Fractura del Escafoides Tarsiano.

La dificultad en este tipo de fracturas es que pasan desapercibidas y cuando son diagnosticadas es tarde, pudiendo afectar al pronóstico.

El tratamiento conservador se inicia con la descarga e inmovilización con férula o bota Walker, durante 4- 6 semanas, realizando resonancia magnética de control para valorar s el hueso está preparado para la carga, es decir para apoyar el pie en el suelo.

Cuando la fractura está en una fase más avanzada o ha fracasado el tratamiento conservador, es decir el hueso no ha consolidado, será necesaria la cirugía, la cual consiste en comprimir y estabilizar la fractura con elementos metálicos, es decir realizar una osteosíntesis, mediante el uso de tornillos.

experto en podología Dr. Álvaro Iborra

Reducción de fractura con tornillo, via percutánea.

Prevención de las Fracturas del Escafoides.

El trabajo de prevención en deportistas de elite, personas con sobrepeso, osteoporosis, etc., será necesario, pudiendo repartir y controlar las cargar con una plantilla a medida.