Escafoides Tarsiano Accesorio.

Escafoides Tarsiano Accesorio, ¿Qué es?.

El escafoides tarsiano es un hueso que está en el pie, siendo de gran importancia en la biomecánica la marcha humana.

El escafoides junto con el hueso cuboides son los encargados de distribuir las fuerzas de presión desde el retropié hacia el antepié, por este motivo es de suma importancia la denominada pareja cuboides-escafoides.

El escafoides tarsiano es un hueso que se sitúan en el pie, y este hueso cuando esta en fase de desarrollo y crecimiento tiene un núcleo de osificación que se fusiona con el resto del escafoides sobre los 4 años, y en algunos niños ese proceso de fusión no se da o se da de manera incompleta, lo que se produciría un escafoides accesorio del escafoides.

El escafoides accesorio es una variante anatómica del hueso escafoides y es relativamente frecuente y generalmente no produce dolor, aunque en ocasiones es responsable de dolor intenso, precisando un tratamiento.

Biomecánicamente, esta función de transmisión de cargas, hace que el escafoides y el cuboides se consideren la parte rítmica del pie y ayuda a dar rigidez a la columna interna del pie para que sea efectiva en la propulsión.

En el escafoides se inserta el tendón tibial posterior a mantenerla bóveda plantar y realizar flexión plantar, es decir propulsor del pie en la marcha humana.

Síntomas de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Esquema osteológico de hueso del pie

Diagnóstico de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Reparte las fuerzas del retropié al antepie

Clínica de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Ayuda a dar rigidez al pie en la fase de despegue

Tipos de la Lesión del Escafoides.

El escafoides accesorio es una alteración en la osificación normal de este hueso, debido a un núcleo de osificación secundario.

Existen tres tipos de escafoides accesorios:

Auténtico sesamoideo. El escafoides está en el propio tendón del tibial posterior, donde encontramos un hueso. Este tipo apenas da sintomatología.

Auténtico escafoides accesorio, donde podemos encontrar que una parte del escafoides esta unido al resto del hueso mediante 3 posibles uniones:

  1. Unión fibrocartilaginosa
  2. Unión hialina
  3. Mixta u ósea

Dependiendo de la estabilidad de esta unión será más o menos sintomático, es decir dolerá más o menos.

La alteración biomecánica se debe a que el tendón del tibial posterior produce un cizallamiento de esta unión falsa, lo que produce inflamación en el hueso y en el propio tendón.

Escafoides cornuato. Es este caso no hay discontinuidad del escafoides, pero si esta deformado en su parte medial, tomando la forma de de coma.

El escafoides accesorio afecta al 10-15% de la población, siendo mayor en pacientes con pie plano.

La clínica más importante la ocasiona el escafoides accesorio tipo II. Este tipo de escafoides es el que mas clínica provoca. Con frecuencia estos cuadros son asintomáticos hasta que un traumatismo (ej. un esguince) provoca que empiece a doler y el cuadro se cronifica.

tratamiento de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Rx. Hueso sesamoideo, rodeado con círculo rojo.

Radiografía de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Rx. Hueso escafoides accesorio

Radiografía de paciente con Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Rx. Escafoides cornuato

Causas del Escafoides Tarsiano Accesorio.

El hueso escafoides en su formación tiene un núcleo de osificación secundario que se fusiona con el resto del escafoides entorno a los 3-4 años de vida, pero en ese proceso de fusión, en ocasiones fracasa y no se une, lo que ocasionaría un hueso accesorio del escafoides.

La contracción concéntrica y excéntrica de tendón tibial posterior produce un cizallamiento sobre el escafoides accesorio que se transmite al tejido fibrocartilaginoso que le une al escafoides.

Las fuerzas transmitidas a la unión fibrocartilaginosa pueden generar:

-Lesiones de la unión fibrocartilaginosa

-Pérdida parcial del efecto mecánico del tendón tibial posterior, ocasionando pronación del retropié, asociado a un colapso del arco longitudinal interno.

esquema de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

Esquema cronológico de cierre de los núcleos de osificación

Síntomas de la Lesión del Escafoides Tarsiano Accesorio.

El cuadro clínico del escafoides tarsiano accesorio se caracteriza por dolor de características mecánicas localizado en la tuberosidad medial del escafoides. Generalmente, se manifiesta en la adolescencia, cuando se inicia la osificación del escafoides.

La palpación directa es dolorosa. El balance muscular puede estar disminuido y ser doloroso. El cuadro se exacerba con la actividad deportiva. Puede encontrarse edema y eritema, colapso del Arco longitudinal medial variable.

Algunos autores asocian el escafoides accesorio con el hallux limitus funcional/ hallux rigidus, esta patología se describe en otro capítulo.

Diagnóstico de la Lesión del Escafoides Accesorio.

Se establece, fundamentalmente, por la clínica y la exploración radiográfica, en proyecciones dorsoplantar, lateral y oblicuas.

La resonancia magnética o el escaner pueden, en algunos casos, ser de utilidad para valorar la unión del hueso accesorio con el escafoides, e incluso el tendón del tibial posterior.

el especialista en podología nos explica la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio
Todo sobre la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

A la izquierda, Rx. Escafoides accesorio

Arriba, Resonancia magnética de hueso accesorio con unión fibrocartilaginosa.

Osteonecrosis o Falta de Riego del Hueso Escafoides Accesorio.

La osteonecrosis del escafoides puede derivar o se relaciona con la Enfermedad de Müller Weiss, de la que hablamos en otro capitulo. Si desea más información haga click aquí.

¿Se Cura el Escafoides Tarsiano Accesorio?.

El escafoides accesorio se puede curar.

Hay muchas personas que tiene un hueso escafoides accesorio y no tienen dolor. Pero, cuando este hueso accesorio empieza a provocar dolor, tenemos que realizar una resonancia magnética y valorar qué tipo de escafoides accesorio tiene el paciente. Dependiendo del tipo de escafoides accesorio, se realizará un tratamiento u otro.

De manera general, el primero paso será realizar tratamiento con fisioterapia, infiltraciones, analgésicos vía oral y la confección de ortesis plantares a medida es decir plantillas, para reducir al máximo las tensiones que se producen en el hueso accesorio y por lo tanto controlar la inflamación.

A largo plazo, las plantillas serán las que mantengan el pie más estable y así el escafoides no se inflame.

Tratamiento Convencional del Escafoides Tarsiano Accesorio.

Despendiendo del cuadro de dolor e impotencia funcional se adoptará un protocolo u otro.

Si el cuadro es muy doloroso empezaremos con una inmovilización con una férula tipo Walker, durante 3-4 semanas.

Posteriormente se realizara tratamiento de fisioterapia del Escafoides Tarsiano Accesorio con métodos antiinflamatorios como el ultrasonido, el laser, la magnetoterapia, etc. También es de suma importancia el trabajo de propiocepción y recuperar esta, para buscar el equilibrio neuromuscular tras la inmovilización. El frío y los antiinflamatorios pueden ayudar a controlar el dolor en la fase más aguda.

A la fisioterapia se asociara una ortesis plantar personalizada bajo molde de escayola, tomando el molde en carga controlada. El objetivo de la ortesis plantar es lateralizar el eje de carga para que el tibial posterior trabaje con menos potencia y no cizalle la unión fibrocartilaginosa del hueso accesorio.

El calzado será un factor importante a tener en cuenta, buscando que el zapato no provoque presión en el escafoides para evitar inflamarlo.

Plantillas para el Escafoides Accesorio.

Las plantillas son un elemento muy importante dentro del tratamiento de esta patologia.

Con las plantillas se van a disminuir las tensiones que genera en el escafoides durante la biomecánica de la marcha. Y es que, cuando caminamos o estamos de pie, estas tensiones que se producen en el momento de pronación o de propulsión del pie, provocando una inflamación y dolor.

El uso de plantillas personalizadas será de vital importancia para disminuir al máximo posible la tensión que se produce en el escafoides accesorio por la tensión/ tracción del tendón del tibial posterior; siendo el principal objetivo controlar la pronación del pie.

Tratamiento Quirúrgico del Escafoides Accesorio.

Cuando el tratamiento conservador no resulta efectivo, estará indicado el tratamiento quirúrgico del escafoides tarsiano accesorio.

Existen diversas técnicas quirúrgicas para resolver la patología del escafoides tarsiano accesorio.

Básicamente, se puede optar por:

la resección del escafoides accesorio, lo que conlleva una desinserción parcial del tendón tibial posterior por lo que tras retirar el escafoides accesorio se deberá de reinsertar el tendón con sistemas de reanclado como tornillos de transferencia, arpones, etc.

disminuir el volumen del hueso accesorio y eliminar la unión fibrocartilaginosa que puede compartir con el resto del hueso escafoides, que es la que provoca dolor.
Esta técnica quirúrgica consiste en mantener en todo momento una tapa ósea del escafoides tarsiano accesorio con su inserción del tendón tibial posterior, de esta manera la unión será hueso con hueso, que es más fiable que hueso tendón en el caso anterior donde se reancla el tendón. En este caso se usa un sistema de osteosíntesis, pudiendo ser tornillos, pero dependerá del cirujano.

Tratamiento quirúrgico de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

1. Imagen quirúrgica de escafoides accesorio

2 y 3. Imágenes correspondientes a las 2 semanas de la cirugía.

Cicatriz con cirugía convencional de la de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio
Radiografía de la Lesión del escafoides Tarsiano accesorio

La recuperación de la cirugía del escafoides tarsiano accesorio está en función de la técnica realizada.
Mi preferencia, siempre que se pueda, es realizar una disminución del hueso escafoides accesorio evitando así reanclar el tendón, como decía antes la unión hueso-hueso es más fiable que hueso -tendón.

De manera general el posoperatorio será el siguiente:

  • Se mantendrá inmovilizado con férula posterior 2 semanas, para después sustituirlo por una bota Walker,
  • El apoyo comenzará en torno a las 4-6 semanas de manera parcial al principio el pie estará protegido con la bota Walker y ayuda de muletas.
  • Los puntos de sutura se retiran aproximadamente a la 2 -3 semanas.
  • Bicicleta estática sin resistencia se podrá iniciar sobre las 4 semanas.
  • La fisioterapia es un aspecto importante para hacer una buena recuperación posquirúrgica y que la cirugía sea lo más satisfactoria posible.