Tratamiento EPI Sin Dolor aplicado a la Podología

Esta técnica consiste en la introducción de una aguja parecida a la de acupuntura en la parte del tendón o tejido que está degenerado y hacer pasar una corriente eléctrica tipo galvánica con intención de provocar un cambio en el Ph intracelular y su destrucción con la consecuente reactivación tisular (regeneración del tendón), lo que promueve una aceleración en los procesos cicatriciales y de reestructuración del tejido dañado.

El objetivo de esta técnica es suprimir el dolor y las manifestaciones inflamatorias, prevenir o recuperar la limitación funcional, acelerar la evolución favorable del proceso y eliminar la necesidad de tratamientos más agresivos o con efectos secundarios. Y además, en ningún momento se inyecta algún medicamento.

Se busca la destrucción del tejido deteriorado y fibrosado para posteriormente producir una inflamación aguda del tendón, con esto lo que se va a conseguir es aumentar la vascularización sanguínea en el tendón , para que a su vez todos los componentes de la sangre que intervienen en el proceso de curación y reparación del tendón actúen, es decir con la EPI, se va a conseguir convertir una lesión crónica en una lesión aguda, a la vez que estimulamos las células tendinosas para regenerar el tendón y convertirlo en un tendón sano, a lo que se denomina regeneración.

 

Dr. Álvaro Iborra EPI Fascitis Plantar

Esta técnica también nos va a permitir eliminar adherencias o fibrosis formadas en una cirugía, por lo que no proporciona una eliminación de la fibrosis sin tener que volver a ser intervenidos mediante cirugía.

La técnica EPI es una técnica dolorosa pero en nuestro centro la realizamos con anestésico local, consiguiendo un resultado óptimo debido a que al paciente no le duele.