ENFERMEDAD DE HAGLUND

El síndrome de Haglund fué descrito por primera vez por Patrick Haglund, y lo describió como una causa de pinzamiento del tendón de aquiles y la bursa retrocalcánea  contra la exostosis  del calcáneo en su parte posterior y superior. A esta exostosis se le denomina deformidad de Haglund, este pinzamiento produce una tendinitis aquilea y bursitis.

SÍNTOMAS

ENFERMEDAD DE HAGLUND

El dolor detrás del talón es una lesión frecuente entre los corredores y puede llegar a ser muy incapacitante.

Ocasiona dolor por el roce del zapato contra el talón, dolor matutino (incapacidad para caminar por las mañanas). Se incrementa el dolor con la carrera o caminar.

Bulto que corresponde con exostosis calcáneo. Enfermedad de Haglund

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

¿Cuál es la causa?

ENFERMEDAD DE HAGLUND

Aunque actualmente el origen es desconocido, si se han descrito factores predisponentes como un calzado muy ajustado, tacón alto, pie cavo, acortamiento de gemelos y situaciones que favorecen la fricción entre el tendón y el hueso.

Existen varias teorías sobre el origen del síndrome de Haglund. Algunos autores afirman que la contracción de los gemelos produce una fricción y consecuente irritación del tendón de Aquiles y bursa, otros autores apuntan que se debe a una compresión externa del tendón de Aquiles contra el hueso provocando el crecimiento de la exostosis del calcáneo (tuberosidad posterior del calcáneo) y como consecuencia del aumento del óseo,  provoca una tendinitis del Aquiles y bursitis crónica.

Se deben descartar otras posibles enfermedades que ocasionan dolor en la zona posterior del talón, como es la Xantomatosis,mespondiloartropatias seronegativas, artritis gotosa y reumatoide.

¿Cómo se diagnostica?

ENFERMEDAD DE HAGLUND

El diagnostico se basa en la exploración manual y visual del paciente, pero también es importante realizar un estudio de la pisada para observar cómo puede afectar a la pisada a la lesión. En la exploración manual, podremos cuantificar la retracción de músculo y tendones que pueden estar favoreciendo la lesión.

Las pruebas de imagen son importantes para cuantificar la magnitud de la lesión, en la radiografía se podrá observar el crecimiento exagerado del hueso.

La ecografía y resonancia magnética son útiles para valorar la tendinitis aquilea y bursitis, la ecografía es superior debido a que es más barata y podemos hacer un estudio del talón sano y comparar con el talón lesionado, pero también podremos hace un estudio dinámico y analizar cómo se comporta el pico de hueso respecto al tendón de Aquiles y si este puede estar lesionando el tendón, pudiendo llegar a provocar una rotura parcial del mismo.

 

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

Estudio de la pisada mediante plataforma de presiones

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

Radiografía lateral. Imagen izquierda (exostosis ósea). Imagen derecha normal

 

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund
Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

Ecografía. Tendinitis aquilea.

 

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

Resonancia Magnética.

¿Cuál es el tratamiento?

ENFERMEDAD DE HAGLUND

El tratamiento inicial es el conservador, evitando el calzado ajustado, fisioterapia, el uso de plantillas puede mejorar la sintomatología, antinflamatorios orales, EPI® o Epte®, infiltraciones con colágeno, PRP u Orthokine son efectivas para la tendinitis y bursitis, siempre que se realicen bajo control ecográfico.

Cuando el tratamiento conservador fracasa, estará indicado el tratamiento quirúrgico, la técnica más utilizada es la resección de la exostosis del calcáneo, para así evitar el pinzamiento y roce del tendón con el hueso, consiguiendo la recuperación del tendón de Aquiles.

Dr. Alvaro Iborra y la deformidad-de-haglund

Conclusión

ENFERMEDAD DE HAGLUND

El síndrome de Haglund es una causa de dolor en retropié que debe tenerse en cuenta en el diagnóstico diferencial. Se debe sospechar ante los hallazgos clínicos característicos y confirmarse con las pruebas radiológicas para realizar un diagnóstico adecuado. El tratamiento conservador médico-rehabilitador debe ser la primera opción terapéutica antes de la cirugía.