Fascitis Plantar corriendo una maraton Testimonio

TESTIMONIO: Rotura de la fascia plantar

en la maratón de Valencia

Mi nombre es Daniel y no quisiera dejar pasar más tiempo sin compartir con vosotros mi experiencia con una lesión, que muchos padecéis durante un largo tiempo, y que prácticamente tengo ya olvidada gracias al buen hacer del Dr. Iborra.

Supe que me había hecho algo 13 días antes del maratón de Valencia, que se celebraba el 20 de noviembre. No quise saber el alcance de la lesión por no estropear la que estaba seguro sería la carrera de mi vida. Estaba más fuerte que nunca y me negaba a creer que estuviera lesionado de verdad. Así que esos días previos me cuidé como nunca, sin dar una sola zancada y con la piscina como única aliada.

Me presenté a la salida con toda la ilusión del mundo y pensando que con esas casi dos semanas de piscina y sin correr estaba en condiciones de hacerlo con garantías. Sin embargo, nada más arrancar ahí estaba el dolor. Sentía como terribles puñaladas me atravesaban la planta del pie derecho. Sabía que estaba roto, pero no podía echar a perder 12 semanas de durísimos entrenamientos. Apreté los dientes lo que pude y acabé los 42 km en 3 horas y 11 minutos, mi tercera mejor marca de siempre. Nada más cruzar la meta no pude más que romper a llorar sabiendo que me había roto y presagiando una larga y dura recuperación que probablemente me haría pasar por el quirófano por burro. No podía dar un paso y entre varios compañeros me ayudaron a llegar al hotel.

Al día siguiente era incapaz de apoyar el pie, me llevaron a Madrid y me fui directo en al hospital. Allí me hicieron las pruebas para descartar una lesión ósea, cosa que hicieron, pero sin saber el alcance de la lesión en la fascia que es donde parecía que estaba el problema. Así que me recetaron unos calmantes y a casa. Eso sí, tenía un hematoma importante en la planta del pie.

Fascitis Plantar corriendo una maratonTestimonio
Fascitis Plantar corriendo una maratonTestimonio

Maratón de Valencia, km 25 y 40 respectivamente, mi cara refleja el insufrible dolor que soporto.

Como sabía que algunos compañeros del club habían pasado por algo similar les pregunté y fueron ellos los que me hablaron de un doctor que estaba revolucionando la recuperación de este tipo de lesiones con una metodología muy novedosa. Yo tenía muy claro que no quería otra cosa que volver a correr al nivel que lo hacía (sub 3 h en maratón, 1:22 en Media y 36´bajos en 10 k).

Así que me planté de cabeza en la consulta del Dr. Iborra, que ya me ganó en esa primera consulta con la confianza que me trasmitió. El diagnóstico estaba claro: “Daniel, te has roto la fascia plantar”. Imaginaros el batacazo de tal noticia.

Fascitis Plantar corriendo una maratonTestimonio

Me puse en sus manos y decidimos dar un tiempo a la lesión para que cicatrizara de forma natural y evitar así el quirófano. Sin embargo, y dado que se estaba alargando un poco (soy un poco impaciente, o mucho) no quise esperar más y acordé junto con el doctor, operar. La fecha de la intervención se fijó 2 días después, el jueves 12 de enero.

¿Cómo fue mi operación de Fascitis Plantar?

TESTIMONIO: Rotura de la fascia plantar en la maratón de Valencia

Pues bien, ese día y 45 minutos después de empezar la intervención, una cirugía muy poco invasiva mediante una incisión de 1 milímetro en la que el Dr. Iborra pudo hacer todo lo necesario para fuera un éxito, me fui a casa muy contento por haber dado ese paso y con la idea de estar un par de días en reposo con el pie en alto.

El lunes 16 de enero, 3 días después de la intervención ya pude coger yo solo la moto y acercarme a la consulta. En ella, confirmación del éxito: “Daniel, todo en orden”. Asombroso; apenas quedaba rastro de la incisión ni hematoma. Parecía como si no se hubiera tocado el pie.

Fascitis Plantar corriendo una maratonTestimonio

Incisión de menos de 1 milímetro, 3 días después de la intervención

A partir de ese momento comenzaba la recuperación. Había que cumplir con los plazos para hacerlo con garantías y nos fijamos 5 semanas de plazo para volver a trotar algo. Mientras, podría hacer algo de spinning para no dejar del todo el ejercicio. Así que, el 23 de febrero con una mezcla de emoción, ansia y temor me calcé las zapatillas y a la calle 40′; sensaciones inmejorables así que el día siguiente a la calle otra vez y otros 40′, mejor aún.

Y poco a poco, zancada a zancada, vuelta a la “normalidad”: incrementando los rodajes hasta hacer 70 km semanales en marzo, 100 km semanales en abril (con el maratón de Madrid incluido), en mayo 86 y así ya sin parar y únicamente centrado en volver a recuperar mi nivel y forma previo a la lesión. Del pie ni me acuerdo.

Fascitis Plantar corriendo una maratonTestimonio
Fascitis Plantar corriendo una maraton Testimonio

¡Maratón de Madrid terminada! Y feliz ayudar a otra doctora a terminarla

En un mes empieza mi preparación para el maratón de Chicago donde pienso hacer mi mejor marca (2h 56″) para poder dedicársela a Álvaro, que ha hecho posible que siga disfrutando de algo que me da la vida.